Un ‘experimento social’ contra la trata de personas - #ReaccionemosEnCadena

27/08/2014
La Canciller María Ángela Holguín lanzó la campaña ‘Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena’. Foto: OP-Cancillería.

Bogotá, (ago. 27 / 14).  “Lo que hicimos fue encadenar a una persona en varios lugares públicos del país para ver cómo reaccionaba la gente a su alrededor. ¿Lo ayudarían? ¿Lo ignorarían? ¿Conformarían una cadena de ayuda para liberarlo?”. Según el Embajador Javier Higuera, director de Asuntos Consulares de la Cancillería, los resultados fueron sorprendentes y conmovedores.

La pieza central de la campaña es un impactante video viral de tres minutos. “En lugar de los medios tradicionales, la Cancillería y la OIM decidimos apostarle a los nuevos medios y a una estrategia digital con una razón de fondo: Muchos de los jóvenes, que son las mayores víctimas potenciales del delito, pasan más tiempo en redes sociales y en internet, que en televisión o prensa”, dice Carolina López Laverde, Coordinadora del programa de Trata de Personas y Género de la Organización Internacional para la Migraciones, OIM.
Ocho meses duró la preproducción y producción de este “experimento social” que fue grabado con ocho cámaras ocultas en sitios estratégicos de tres ciudades del país, y que permitió analizar la reacción de más de 500 colombianos que se movilizaron cerca de las personas que aparecían encadenadas (actores entrenados). Aunque hubo indiferencia el ejercicio se caracterizó porque fueron más las personas activas que las pasivas. “Cuando los creativos nos propusieron el experimento social estábamos escépticos de que tuviera un final feliz; por eso digo que los resultados fueron sorprendentes” afirma el Embajador Higuera.

“Nuestra propuesta creativa fue centrar la campaña de un video viral con una historia fuerte y emotiva que realmente transmitiera los sentimientos que hay tras el hecho de encadenar a un ser humano. Nuestro objetivo más ambicioso era poner en la cara de la gente el tema y ver si se conformaba una reacción en cadena positiva y terminarán rompiendo las cadenas para liberar a la víctima o simplemente los dejaría allí encadenados. Lo que nunca nos imaginamos es que en todas las nueve grabaciones en el país sucedió eso”, revela Felipe Forero, Director de Estrategia Transmedia en Vega & Jaramillo, agencia creativa de la campaña.

Lo que se buscaba era volver visibles las cadenas que los delincuentes tejen en forma silenciosa; una vez las cadenas se ven es mucho más fácil reaccionar. Lo que hoy buscan la Cancillería y la OIM es no solo alertar sobre cadenas que no se ven, sino promover la reacción de padres, hermanos y amigos de las posibles víctimas. Este experimento demuestra que la “solidaridad es contagiosa” e ilustra a la perfección el eslogan de la campaña: “Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena”.

Los resultados
Al principio siempre hubo indiferencia, sobre todo en Bogotá, pero al final varias personas terminaban uniéndose para liberar a las “víctimas”.

La solidaridad era contagiosa. Cuando una persona reaccionaba positivamente parecía “contagiar” a otros que se encontraban alrededor  y se animaban a ayudar.
Las personas más humildes y habitantes de la calle eran los que más se comprometían a ayudar. El 70% de la gente que intervino para ayudar a los encadenados pertenecía a los estratos  2 y 3

Las “víctimas” tuvieron que esperar un promedio de 7 minutos antes de que alguien reaccionara para ayudarlas.

La ciudad donde más rápido liberaron a los encadenados fue Pereira.

De los 9 experimentos realizados hubo 2 en que la gente lloró alrededor de la víctima, y otros 2 en que lloraron luego de contarles que se trataba de un experimento social.
En ninguno de los experimentos realizados se necesitó que actores de la producción intervinieran para motivar la ayuda.

Sobre la producción del video

El primer reto fue encontrar a los actores para interpretar el papel de víctimas encadenadas. Se hicieron castings en Bogotá, Cali y Manizales en los que participaron 30 actores; la idea era encontrar a una mujer joven, que representara a las víctimas de explotación sexual; a una mujer madura, que simbolizara a las víctimas del matrimonio servil; y a un hombre, para representar la modalidad de trata trabajos forzados y explotación laboral.

Las locaciones se definieron en conjunto con la Cancillería y la OIM, teniendo en cuenta las regiones consideradas como principales lugares de origen de las víctimas. Se grabaron nueve escenas en las tres ciudades escogidas, y para el video final se usaron las imágenes captadas en la Av Jiménez con 7ª en Bogotá; en la Plaza Cayzedo de Cali y en la Plaza de Bolívar en Pereira.

“No sabíamos qué iba a pasar. Teníamos el apoyo de la Policía, pero la situación era muy incierta. Una vez la actriz o el actor estaban encadenados en el lugar público, quedaba a merced de la reacción de la gente. Para el equipo de Cancillería fueron momentos muy emotivos”, cuenta Ana María Caldas, profesional de la dirección de asuntos consulares.

Contenido relacionado

Video: Campaña - Encadenados en lugares públicos (Reaccionemos en cadena).

Video: Detrás de cámaras - Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena.

Video: La Canciller María Ángela Holguín lanzó la campaña ‘Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena’

Flickr: Ante la Trata de Personas Reaccionemos en Cadena.

Audio: Ante la trata de personas reaccionemos en cadena: Explotación Laboral

Audio: Ante la trata de personas reaccionemos en cadena: Explotación Sexual

Audio: Ante la trata de personas reaccionemos en cadena: Matrimonio Servil

font + font - contrast